Victoria de película de Verstappen sobre Leclerc, con Sainz de nuevo en el podio y Alonso KO por avería

Ferrari contra Red Bull. Así se plantea la temporada de Fórmula 1, después de dos carreras. Esta vez el GP de Arabia Saudí, que había dejado un ataque con misiles, un grave accidente y un campeón todopoderoso hundido, cayó del lado de Max Verstappen, que logró la primera victoria del año y demostró que sigue teniendo el brillo del que es el rey vigente.

Aunque esta vez no fue una victoria para él, Charles Leclerc logró un buen 2º puesto que peleó hasta las últimas vueltas, pero al final tuvo que claudicar con su viejo rival. Carlos Sainz, que una hora antes de la salida tuvo un susto en forma de problema electrónico en el sistema de cableado en el coche del madrileño, culminó un nuevo podio. Tercera posición, y van tres seguidos.

No fue el día de Fernando Alonso. El asturiano fue noticia por un extraño pique con su propio compañero (que dará de qué hablar) y abandonó por una avería. No ha sido un buen inicio de campaña para Alpine. 

Salida: Sainz cede con Verstappen y Ocon se la lía a Alonso

‘Checo’ Pérez cumplió con creces en la salida y sostuvo la primera posición pese al arreón de un Charles Leclerc que en los primeros metros tuvo que defenderse de Carlos Sainz. El madrileño, que en ese ataque se quedó en tierra de nadie, abrió la puerta a Max Verstappen, que le arrebató el tercer puesto.

Por detrás, Fernando Alonso mantuvo la 7ª posición inicialmente, mientras su compañero Esteban Ocon se veía superado por un George Russell que buscó el ‘top 5’ desde el principio mientras un defenestrado Lewis Hamilton intentaba avanzar en busca de los puntos.

La lucha entre los Alpine fue bastante más agresiva de lo que la lógica apunta, y Ocon le pegó un cerrojazo a Alonso que obligó al asturiano a clavar los frenos para no embestirle. Otmar Szafnauer, el jefe de equipo, llamó al orden al francés… pero el galo no cedió, ni mucho menos, pese a que el español venía más fuerte.

La lucha entre ambos hizo que se acercaran los de atrás notablemente, pero la absurda lucha entre los compañeros de equipo no benefició a ninguno de los dos.

Este inesperado pique entre los dos coches rosas dejó expédito el camino a Valtteri Bottas desde atrás, y benefició a un Russell que se pudo escapar en la 5ª plaza.

El golpe de teatro llegó en la vuelta 16. Nicholas Latifi se estrelló justo después de que Sergio Pérez se comiese un farol de Charles Leclerc, que fingió que iba a entrar en boxes pero no lo hizo… y justo después se neutralizó la carrera tras el coche de seguridad. El gran perjudicado fue el mexicano, que perdió dos posiciones con Leclerc y Verstappen, mientras Sainz se mantuvo cuarto pero más cerca. 

En la salida de boxes, el madrileño perdió inicialmente la posición con Pérez, pero este (que fue investigado) acabó devolviéndola porque lo había hecho superando la línea límite del coche de seguridad.

Abandonos de Alonso, Bottas y Ricciardo de golpe

Después del accidente de Latifi que propició el coche de seguridad por delante se estabilizó la carrera, pero no por detrás. 

Alonso empezó a pelear por el sexto puesto con Kevin Magnussen, propiciando una buena lucha con el de Haas… hasta que el Alpine dijo basta. «Engine kill», empezó a leerse en el volante del A522 mientras el asturiano intentaba llegar a boxes. A la vez casi, dos abandonos más por sendas roturas: Daniel Ricciardo con el McLaren y Valtteri Bottas. Solo este llegó a meterse en el garaje, mientras se anunciaba coche de seguridad virtual.

Uno de los perjudicados fue Lewis Hamilton, dado que el ‘pitlane’ se cerró justo antes de que el británico hiciese su parada en boxes prevista.

Verstappen pasa al ataque 

Tras el coche de seguridad virtual, Verstappen pasó al ataque y le arrebató la primera posición a Leclerc por la mínima, toque incluido con el muro, pero el monegasco no se amedrentó.

Todo lo contrario: de manera muy inteligente se la devolvió y le defendió sobre el límite. El campeón del mundo no se achicó ni mucho menos, con pasadas de frenadas y gritos por la radio por ambas partes. Ambos se conocen muy bien y son conscientes de que ninguno de los dos tiene miedo al otro.

A tres vueltas del final, Verstappen (por fin) le ganó la primera posición a Leclerc y dejó la resolución de la carrera para los últimos metros. La suerte del campeón se alió con el ‘1’, ya que un toque entre Stroll y Albon provocó una bandera amarilla en el primer sector que impidió que de Ferrari le tirara el coche en su sector predilecto.

La victoria de Verstappen le permite resarcirse por el abandono de Bahréin, pero no le da para arrebatarle el liderato de la general a un Leclerc que sigue al frente con Carlos Sainz a la zaga. A destacar también el 10º puesto de Lewis Hamilton (y no por lo positivo), ya que no le vino bien el coche de seguridad virtual en el momento óptimo de su parada en boxes y solo pudo sumar un punto.

Ocon se convierte en un problema para Alonso y para Alpine