Victoria soñada de Leclerc en un GP de Australia olvidable para los españoles: Alonso fue último y Sainz abandonó

Gestionar la frustración será clave para Carlos Sainz y Fernando Alonso en el GP de Australia. Salir desde la 9ª y 10ª posición respectivamente no será sencillo para ninguno de los dos, máxime cuando en ambos casos fue por causas ajenas a su propia conducción.

En el caso del madrileño será especialmente complicado, porque tendrá que hacer una carrera perfecta si quiere mantener su pleno de podios en lo que va de temporada. Con su compañero Charles Leclerc como el gran candidato a victoria desde la pole, Sainz deberá dar un extra y demostrar los redaños.

Por su parte, para Alonso será una oportunidad para reivindicarse. El problema hidráulico en su Alpine que le mandó contra el muro le destrozó el que podía haber sido un sábado histórico (como poco habría logrado un ‘top 4’ en parrilla), por lo que tendrá muchas ganas de demostrar que desde la 10ª posición puede lograr un buen resultado. Si la mecánica le aguanta.