VIVA DON VICENTE FERNANDEZ!

Hola, ¿qué tal amigos!

El mundo de la música acaba de sufrir otro duro golpe con el lamentable fallecimiento del gran Vicente Fernandez.

 Icono de la música en México  y el mundo, falleció este domingo a los 81 años, en un hospital en la ciudad occidental mexicana de Guadalajara, según una publicación en su cuenta oficial de Instagram. De acuerdo al comunicado, Fernández habría falleció a las 6:15 a.m. de la mañana. Su cuerpo fue trasladado a una funeraria de esa ciudad, donde se encuentra actualmente.

La estrella de la ranchera estuvo hospitalizado desde agosto tras una caída, lo obligó a someterse a una cirugía cervical. Posteriormente, su condición empeoró al ser diagnosticado con neumonía, según se informó en su cuenta.

Hacia tiempo que el internet no se alborotaba tanto con el fallecimiento de una estrella de la música y no era para menos, Don Vicente fue uno de los grandes de todo el tiempo.

Conocido localmente como «El Rey», Fernández grabó más de 300 canciones, vendió más de 65 millones de álbumes en todo el mundo, ganó tres Grammys y ocho Latin Grammys.

El Charro de Huentitán estaba hospitalizado desde finales de agosto tras sufrir una caída en su rancho. Fu operado y se encontraba en terapia intensiva con asistencia para respirar hasta que se le tuvo que realizar una traqueotomía.

El Ídolo de México, como se le conoció, nació el 17 de febrero de 1940 en Huentitán el Alto, Jalisco, y empezó cantando en restaurantes y reuniones a los 14 años, luego de ganar un concurso amateur en Guadalajara.

“Chente” empezó su carrera formal en 1964 contando en el cabaret El Sarape de Guadalajara.

Con un repertorio basado en música ranchera y otros clásicos de la música vernácula mexicana, el Charro de Huentitán ganó dos premios Grammy, ocho Grammy Latinos, catorce premios Lo Nuestro y una estrella en el paseo de la fama de Hollywood. En abril de 2010 alcanzó la cifra de 75 millones de copias de sus grabaciones vendidas en todo el mundo.

En 1966 firmó su primer contrato con una disquera, CBS México, pero su despegue definitivo se dio en los años 70. Quizá el mayor éxito en la carrera de Fernández fue “Volver, volver”, canción compuesta en 1972 por Fernando Z. Maldonado, aunque también hay que mencionar éxitos como “Las llaves de mi alma” o “Que te vaya bonito” (ambas compuestas por el mismísimo José Alfredo Jiménez), o “El Arracadas”, y “Mujeres divinas”, entre muchas otras.

También en 1972 el Rey de la música ranchera incursionó en el cine con la película Tacos al carbón, dirigida por Alejandro Galindo. A partir de ahí, vinieron éxitos como Uno y medio contra el mundo (1973) , El albañil (1975), Picardía Mexicana (1978), El tahúr (1979). Su última participación en el cine fue en 1991, en Mi querido viejo, con lo que sumó 34 películas en total.

Sin embargo, donde se ganó todo el respeto y cariño del público fue en sus presentaciones en vivo. Con generosidad y entrega al público, al principio de su carrera acuñó la frase: “Mientras no dejen de aplaudir, yo no dejo de cantar”. Y con esa máxima, el Charro de Huentitán daba conciertos de tres, cuatro o hasta cinco horas, en ocasiones.

El 16 de abril de 2016 Fernández realizó su último concierto, en el estadio Azteca, donde cantó alrededor de 45 canciones.

Al rey de la música ranchera lo sobreviven sus cuatro hijos, Vicente Jr. y Alejandro, ambos cantantes, además de Gerardo y Alejandra, así como su esposa, María del Refugio Abarca, doña Cuquita.

“Lamentamos comunicarles su deceso el día domingo 12 de diciembre a las 6:15 am. (Hora de México). Fue un honor y un gran orgullo compartir con todos una gran trayectoria de música y darlo todo por su público. Gracias por seguir aplaudiendo, gracias por seguir cantando. #ChenteSigueSiendoElRey”. Con estas palabras despiden en las cuentas oficiales de Chente al “Charro de Huentitán”.

“Mientras el público me aplauda, yo sigo cantando”. Esta es una de las frases que el legendario artista mexicano soltaba cuando se le preguntaba por sus planes de retiro, incluso en los últimos años, cuando su precaria salud, agobiada por dos guerras contra el cáncer y un embolismo pulmonar, entre otras cosas, lo obligó a retirarse de sus amados escenarios.

Sin embargo, Vicente Fernández, el único que quedaba vivo de los grandes cantantes de la Era de Oro del cine mexicano, tenía razón. Ni siquiera en un día como hoy, en el que su amada Cuquita, sus hijos, sus nietos, sus bisnietos y sus fans lloran su muerte, ocurrida tras su regreso a terapia intensiva luego de permanecer internado en un hospital de Guadalajara desde el mes de agosto, la voz de “El Charro de Huentitán” ha dejado de entonar esas canciones del folklore mexicano que lo convirtieron en eterno.

El ídolo de la potente voz, el traje de charro impecable, el bigote pronunciado y la sonrisa amable, ha muerto. Luchó por su vida durante varios meses, tras estar internado en terapia intensiva, luego de que se le practicara una cirugía de urgencia a consecuencia de un traumatismo raquimedular (fractura de nuca o cuello), que se originó tras una caída en su habitación en el rancho Los Tres Potrillos, en Guadalajara.

Dejó de existir a los 81 años, y ahora, el mundo de habla hispana llora su partida. “Acá entre nos”, “Por tu maldito amor”, “Lastima que seas ajena”, “La ley del monte”, “Estos celos”, “De qué manera te olvido” y “Me voy para siempre” comienzan a tener un nuevo significado en la vida de sus fans, que ya comienzan a escucharlo en la radio como parte del tributo que la industria musical le rinde a esta estrella que se apaga para jamás “Volver, volver” a los escenarios.

Su fiel esposa fue Maria del Refugio Abarca, de sus 4 hijos Alejandro Fernandez fue el mas destacado y que mas lejos llego en el mundo del Canto.

Vaya con Dios Don Chente!

Hasta la próxima amigos!

Por: Iván Acosta