Vladimir Putin no quiere recrear la Unión Soviética, según su biógrafo

Vladimir Putin no quiere recrear la Unión Soviética, según su biógrafo

Tras la invasión a Ucrania, varios analistas políticos han especulado que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, tiene planes de ‘reconstruir’ la Unión Soviética. Sin embargo, uno de sus biógrafos ha intuido que sus aspiraciones van mucho más allá.

En una entrevista para la cadena ‘BBC’, el periodista Steven Lee Myers, quien trabajó por varios años como corresponsal para ‘The New York Times’ en Rusia, narró varios aspectos del líder político y lo que él, desde su experiencia, percibe de las aspiraciones del mandatario.

Lee entrevistó en varias ocasiones a Putin, por lo que ha podido dar un amplio testimonio de los detalles que pocos conocen sobre su vida. De hecho, es considerado uno de los biógrafos más cercanos al presidente.

El periodista cuenta que Putin “siempre gana”. Un ejemplo de ello es que, en sus 22 años ejerciendo como mandatario, ha tenido que afrontar muchas adversidades, tal como la adhesión de Crimea en 2014, y siempre las ha sorteado, imponiendo la imagen de hombre fuerte.

Lee relaciona su comportamiento presente con los hechos que marcaron la infancia y adolescencia del líder. Su padre combatió en la Segunda Guerra Mundial, en una zona de Leningrado, donde murieron millones de personas, por lo que Putin visualizó a la Alemania Nazi como el enemigo inminente.

(Siga leyendo: Ucrania entre ejércitos y mercenarios: la posible estrategia de Rusia).

Vladimir Putin en su despacho presidencial del Kremlin.

Foto:

EFE/EPA/MIKHAIL KLIMENTYEV

“La Unión Soviética, Stalin, sin importar lo que pienses de ellos, derrotaron a la Alemania nazi. Hay que darles crédito por eso”, expresó Lee en la entrevista.

De acuerdo con el periodista, Putin creció con la idea de servir a su país y a la causa en contra de los nazis, por lo que se enlistó desde muy joven en la KGB.

Sin embargo, descarta que su objetivo con la invasión a Ucrania sea recrear o ‘revivir’ la Unión Soviética. Su motivación real, según Lee, sería devolver la grandeza del antiguo imperio ruso, cuyo origen estuvo ligado al territorio ucraniano.

“Mucha gente piensa erróneamente que Putin está tratando de recrear la Unión Soviética. No creo que eso sea lo que lo motive”, señaló.

De allí que Putin tenga especial interés por Ucrania y se muestre molesto cada vez que el gobierno ucraniano toma cualquier decisión que deslegitima el poder de Rusia.

Ante esto, el periodista señaló que el actuar del líder “no se trata simplemente de que Ucrania se vaya a unir a la Otán. Es más complicado que eso. Creo que ve a Ucrania, literalmente, como parte del Estado ruso”.

(Le recomendamos: Ambulancia enviada por Francisco para niños heridos ya está en Ucrania).

Vladimir Putin en su despacho presidencial del Kremlin.

Foto:

Mikhail Klimentyev / SPUTNIK / AFP

Es por esa razón que Putin no reconoce a Ucrania siquiera como un país soberano, así lo ha señalado públicamente en varias ocasiones.

Tal como lo indica Lee, el mandatario tiene como principal propósito defender la soberanía del Estado Ruso a como dé lugar.

Por el contrario, uno de los desdenes de Putin y su mayor miedo, según lo percibe el periodista es el “mandato de las multitudes”. En otras palabras, la democracia.

Finalmente, Lee no se atrevió a referirse a la salud mental del político, pero sí explicó que concuerda con la teoría de Mikhail Zygar de que el comportamiento de Putin podría estar siendo influenciado por su cercanía con Yuri Kovalchuk.

“Kovalchuk es parte del círculo interno de Putin, no solo a nivel de gobierno sino personal. Ambos comparten esta visión cuasi religiosa de Rusia y del conflicto con Occidente”, destacó.

Más noticias

– Justicia británica prohíbe a Juan Carlos I recurrir a su fallo de inmunidad.

– ¿Qué se sabe realmente de las bajas de generales rusos en Ucrania?

– Ucrania estima pérdidas económicas superiores a 500.000 millones de dólares.

– Abramovich y negociadores ucranianos presentaron síntomas de envenenamiento.

Tendencias EL TIEMPO