«Yo puedo hablar de la revocación de mandato»: López Obrador responde a una prohibición del Tribunal Electoral

«Yo puedo hablar de la revocación de mandato»: López Obrador responde a una prohibición del Tribunal Electoral

El pasado 1 de noviembre, la Sala Superior determinó que el mandatario no puede «influir en la opinión de la ciudadanía durante el proceso».

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este viernes que continuará promoviendo la consulta de revocación de mandato del Ejecutivo, programada para el 27 de marzo de 2022, a pesar de la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que le prohibió referirse al tema. 

«Revisé, se hizo la consulta, y puedo hablar de la revocación de mandato. Nada más que sin pedir que voten por mí, eso sí estaría mal y no es esa mi intención», aseveró el mandatario durante su conferencia matutina. 

El pasado 1 de noviembre, la Sala Superior del TEPJF recalcó que la ley que regula este ejercicio de participación dispone lo siguiente: «El presidente de la República —y en general todos los entes de Gobierno— tienen prohibido influir en la opinión de la ciudadanía durante el proceso de la revocación de mandato».

Pese a que el Tribunal Electoral resolvió en este sentido, López Obrador afirmó este viernes que su intención al referirse al tema es que «la gente participe» y que los ciudadanos tomen siempre «un papel protagónico en la vida pública», en este caso, participando en la consulta de revocación de mandato.

«Llamo a todos, a los que están en contra de nosotros a que voten en contra, porque de esa manera estamos ejerciendo un derecho y lo estamos ejerciendo de manera pacífica», agregó el mandatario. 

Proceso para la revocación

En caso de que se reúnan las firmas del 3 % de las personas inscritas en el padrón electoral (unos 2,75 millones de mexicanos), el 27 de marzo de 2022 se le preguntaría a la ciudadanía si desearían que se le revoque el mandato a López Obrador por pérdida de la confianza, o si quieren que continúe en la Presidencia hasta concluir su gestión (30 de septiembre de 2024).

Pero para que este mecanismo tenga validez y sea procedente, al menos el 40 % de las personas inscritas en la Lista Nominal de Electores deberá acudir a votar; esto es, aproximadamente, unos 36,7 millones de mexicanos.

El pasado 1 de agosto, en la consulta popular impulsada por el oficialismo para promover el juicio contra los antecesores de López Obrador, poco más de 6,6 millones de personas acudieron a las urnas. La escasa participación no permitió que el ejercicio fuese vinculante. 

El próximo 15 de diciembre cierra el plazo para la recolección de firmas ciudadanas con el fin de promover la revocación de mandato. En caso de que se apruebe este requisito, la consulta se realizaría el 27 de marzo de 2022.

Aprobación

Las últimas encuestas apuntaban que el 59 % de los entrevistados darían su voto a favor de la permanencia de López Obrador, aunque el tamaño de participación que se volcaría a este ejercicio inédito continúa siendo un enigma.

De momento, el presidente continúa sus llamados a la participación con la esperanza de movilizar a los ciudadanos a involucrarse en la revocación de mandato, sin importar si son simpatizantes del Gobierno u opositores que votarán en su contra.